viernes, 24 de noviembre de 2006

EL OBJETO



En busca del objeto...

La verdad es que cuando me plantearon este proyecto se complicó un poquito todo, objeto", una palabra amplísima que puede significar un millón de cosas...o más. Y ahí estaba yo, pensando día y noche sobre qué objeto, cómo, cuándo y por qué. Me levantaba de un objeto, despertada por otro, me duchaba con muchos objetos y desayunaba con otros y cogía mis objetos para salir de un objeto y subir a otro y así todo el día rodeada de miles y miles de objetos, objetos maravillosos, importantes y triviales, vulgares, normales o espectaculares, grandes y pequeños, inalcanzables y por debajo de mí, complicados y armoniosos, objetos, objetos, objetos... Y así llegaba la noche y entraba yo por un objeto a otro,besaba a mí hija y me depositaba sobre un objeto a descansar y pensar...qué hacer, si hay tantos, miles, millones. Y me dormía pensando en el objeto y soñaba con él y así hasta el día siguiente, cuando empezaba todo otra vez...

Muchos artistas han pintado, esculpido, instalado, ..., fotografiado miles de objetos, convirtiéndolos en obras de arte. Desde Duchamp que fué uno de los primeros artistas en darle la vuelta al rumbo que seguía el arte, elevando incluso un urinario a obra de arte, hasta Chema Madoz, que transforma los objetos creando otros y reinterpretándolos con esa manera genial que le da su imaginación; y así miles, unos y otros han querido mostrar que cada cosa tiene su belleza en particular y que no sólo la belleza idealizada por el común de la gente es la que nos gusta a todos sino que hay otras cosas que con un simple gesto pueden convertirse en algo especial.