miércoles, 28 de noviembre de 2012

Pintando con la luz... Palacio de Verano


y con canales, selecciones, parches, pinceles...

Aplicando las técnicas anteriores, con su respectivas variaciones se ha hecho el retoque de este retrato realizado en el Palacio de Verano de Beijing. Como he dicho anteriormente Photoshop ofrece una gran cantidad de alternativas para realizar las más variadas ediciones de nuestras imágenes, más  de lo que nos podamos imaginar. Pero con el paso de los años -más de 10 en este caso- uno se va quedando con lo que le resulta más útil, sin adornos ni parafernalias.

Comenzamos con la imagen original:

Canon 5D Mark II. Objetivo EF24-70mm f/2.8L USM.  Distancia Focal 35 mm, ISO 400 F 2,8 V 1/125

En este caso, al revelar el Raw, se ha subido ligeramente la Temperatura y el Matiz (originalmente en 4350 y -3 respectivamente). Al abrir la imagen en Photoshop se ha recortado ligeramente. Luego se ha añadido enfoque con el Proceso de Separación de Frecuencias, dejando esta vez la capa Baja con una Opacidad del 50% para así aumentar el enfoque:



Aprovechando estas mismas capas he aumentado luces y sombras en partes del rostro, oreja y cuello del sujeto. Como dije en otro artículo, este proceso también se utiliza para retocar tanto el color como la texturas de las imágenes, la capa baja, al estar desenfocada, nos permite modificar luces, sombras y tonos; mientras que la capa Alta nos permite modificar las texturas. En este caso he trabajado sobre la capa Baja, con las herramientas Sobreexponer y Subexponer, con una Exposición muy baja:


Con la herramienta Lazo con Desvanecer en 80 px se separa el fondo del sujeto y se le añade una capa Niveles, se invierte la selección y se añade otra capa Niveles, así hemos retocado la iluminación de la imagen de forma separada:


Ahora vamos a dar más luz y más contraste al sujeto principal. Con esto lo que hacemos es aumentar más la separación que hay entre el retratado y el fondo. Esto lo hacemos con una capa de ajuste Brillo/Contraste y otra capa de ajuste Niveles. Como lo que se quiere hacer es trabajar sólo sobre el personaje, se meten estas dos capas en una carpeta, a ésta se le añade una Máscara de capa. Teniéndola activada, con la herramienta Bote de pintura y Selector de color en negro se pulsa sobre la imagen, ahora nuestra miniatura estará en negro y nuestra imagen sin los efectos de las capas que se encuentran en la carpeta. Ahora con la herramienta Pincel, con el Selector de color en blanco se va perfilando el personaje. Cómo se puede apreciar en la imagen de abajo, se ha variado la dureza del Pincel según el enfoque tenga cada zona.


Imagen resultante:


Con Gama de colores intensificamos más los negros de la imagen:


Añadimos una capa de ajuste Mezclador de canales, dejando muy alto el canal del rojo para aumentar la luminosidad en el  rostro del sujeto:


Y vamos a Imagen, Aplicar imagen, en este caso he dejado los parámetros que se ven más abajo, pero hay alternativas bastante interesantes, según que imagen, que se pueden aplicar.


Finalmente se han oscurecido los bordes de la imagen con una capa de ajustes Curvas:


Y ya tenemos nuestra imagen final:



Espero os haya gustado, cualquier duda por aquí estamos :)

Siempre hay que tener presente que lo importante no es que la imagen quede visualmente bonita, sino que nos transmita algo, siempre va a ser más importante la imagen en sí, que el trabajo de edición que hagamos sobre ella, ya que el fin de retocar una fotografía es el ayudarnos a expresar eso que queremos decir. Al fin y al cabo el retoque siempre será secundario, por muchas horas de trabajo que nos lleve... si a la gente le llama más la atención la edición que la imagen en sí, tu trabajo de fotógrafo ya no tiene sentido.

Estuve observando mucho tiempo el trabajo de este anciano que con delicadeza pero también con firmeza depositaba el pincel en el papel. Con sus manos ya temblorosas, pero aún con gran habilidad dibujaba bellos trazos sin perder la concentración a pesar de toda la gente que le rodeaba. Con este retrato quería mostrar la dignidad de este abuelo. Un hombre que, ha pesar de su avanzada edad, se viste con ropas desgastadas y deslucidas para seguir trabajando cada día. Un Señor que, aprovechando su don y sabiduría, analiza a través de la caligrafía del nombre de cada uno de los visitantes lo que les depara el futuro. Y de paso sigue Vivo al saber que aporta algo a la sociedad y también a su hogar.