lunes, 19 de noviembre de 2012

Pintando con la luz...

y con canales, selecciones, parches, pinceles...


La semana pasada he comenzado a editar las fotografías que realicé el domingo, día 12, en el Castañar del Tiemblo. Lo bueno que tiene el editar es que hay momentos en que haces cosas mecánicas que permiten darle vuelta a algunas cositas, lo que ayuda a que tantas horas diarias frente al ordenador sean más llevaderas. Muchas de esas cosas suelen estar relacionadas con lo que estás haciendo y lo que te comentan algunos cuando te ven trabajar.

Seguro que a más de alguno le habrán dicho "con esa cámara debes hacer unas fotografías de p..." ó "con esa cámara normal que te salgan esas fotos". Sí, la cámara ayuda y mucho, que sino uno no se gasta lo que no tiene y hace todo el trabajo con una compacta o mejor, con el móvil que ni abulta ni pesa. No hay como trabajar con una buena cámara y con unas lentes decentes, eso creo que no hace falta ni decirlo, pero también hay una gran diferencia entre el que se gasta una pasta en una cámara porque cree que hace milagros y no se sale del automático -y de esos hay muchos- y se enfada porque no entiende que la cámara no haga magia (y ni siquiera se leen los manuales básicos). Diferencia con los que sentimos que la fotografía es mucho más que apretar un botón...que sentimos que es todo un ritual: llegar a un lugar, dar un paseo, respirar el aire que te rodea, contemplar y sentir lo que eso te transmite... y cuando crees que lo has encontrado -después de un minuto o de varias horas- montar el equipo verificando que todo esté en su sitio, el trípode nivelado, la lente adecuada, los filtros...mirar a través del visor, encuadrar, enfocar, ajustar, disparar, evaluar...más ajustes, más disparos y así cuando te has dado cuenta una ruta de 1 hora te la has hecho en 4 y ni siquiera te has enterado.


Fotografía hecha con móvil. Cámara de 8M. Editada con Instagram.


Otra cosa que seguro le pasará a más de uno es que al día siguiente de la expedición fotográfica nos digan: "¿todavía no subes las fotos?". Mmmmmm, NO, es que las he descargado, visionado, seleccionado, vuelto a visionar y seleccionar. "Ahhhh, pero bueno, luego las editas con Photoshop, ¿no? ese programa hace maravillas...". No lo niego, con ese programa SE pueden hacer maravillas, siempre y cuando hayas trabajado horas y horas a lo largo de años y años y aprendas sus trucos, lo más conveniente para imagen, tengas paciencia y te lo tomes con mucha calma. 


Fotografía sin editar, con los datos de cámara. Canon 5D Mark II. Objetivo EF24-70mm f/2.8L USM con filtro Polarizador.  Distancia Focal 24mm, ISO 100 F 5,6 V 0,3. 


Cómo he dicho antes, hace unos días -después del paréntesis del 14N y su frenética edición- comencé con la edición de las fotografías del Castañar, esta es la primera imagen que he editado.

¿Cuál es la manera más correcta de editar una imagen? Creo que no hace falta decir que es importante un buen ordenador, con buena pantalla, bien calibrada -a ser posible a través de hardware-, una tableta gráfica...Con respecto a la edición puedo decir que hay miles de tutoriales por ahí que te ayudan muchísimo, te resuelven dudas y te evitan dolores de cabeza, pero también debo de decir que, aunque son imprescindibles, especialmente cuando no te puedes permitir pagar una academia, nunca debes dejar de ser tu propio crítico, modificar con confianza cuando crees que algo no te convence, probar cosas nuevas, jugar con las distintas opciones que se te ofrecen, etc. La manera más correcta será la que tu veas que es la que mejor refleja lo que quieres contar, una fotografía, digan lo que digan, jamás será objetiva, será lo que el fotógrafo nos ha querido comunicar con ella.


Revelado Raw

Modificando la luz, el color y el contraste.

Iluminando los troncos

Dando más contraste a los troncos.

Pintando los troncos principales para que los efectos de esta carpeta no alteren el resto de la imagen.

Finalmente le he añadido una capa Tono/Saturación para eliminar halos cianes y magentas que quedaban en algunas partes de la imagen, que, aunque a simple vista no se ven, podrían verse al imprimirse la imagen.

Imagen final

Este post no pretende ser un tutorial, sino contar un poco sobre el trabajo de una imagen desde que se captura, se procesa, hasta su resultado final. Si tenéis alguna duda de cómo se ha hecho algún paso encantada de explicarlo :)

Siempre hay que tener presente que lo importante no es que la imagen quede visualmente bonita, sino que nos transmita algo, siempre va a ser más importante la imagen en sí, que el trabajo de edición que hagamos sobre ella, ya que el fin de retocar una fotografía es el ayudarnos a expresar eso que queremos decir. Al fin y al cabo el retoque siempre será secundario, por muchas horas de trabajo que nos lleve... si a la gente le llama más la atención la edición que la imagen en sí, tu trabajo de fotógrafo ya no tiene sentido.

Cómo podréis ver en muchas de mis imágenes, me encantan las entradas, los caminos... lo que te lleva a nuevos lugares, a nuevos espacios, al futuro: adelante, siempre hacia adelante. En esta serie, que editamos en estos días, el color del otoño es una de las cosas más representativas, un gran abanico de colores cálidos bañados por el sol es lo que más nos emociona de los paisajes pintados por ésta época del año. Los matices, las texturas, las luces y las sombras y las sensaciones que todo esto nos produce al pasear por estos lugares.