viernes, 23 de noviembre de 2012

Pintando con la luz...Templo Guan Lin

y con canales, selecciones, parches, pinceles...

Cómo sé que os ha gustado mi post anterior sobre cómo edito mis imágenes os dejo con este otro, de una de las imágenes de Live in China (Templo Guan Lin, Luoyang, China. Diciembre 2011). Partimos con la imagen original con los datos de cámara:



Canon 5D Mark II. Objetivo EF24-70mm f/2.8L USM.  Distancia Focal 45 mm, ISO 100 F 4,0 V 1/160



Después de revelar el Raw (Camera Raw de Photoshop). En este se ha modificado levemente la temperatura y se le ha dado 1,5 más de exposición. Luego al abrir la imagen en Photoshop se ha recortado ligeramente por arriba y a la izquierda para enderezarla:


Se aumenta el enfoque con el proceso de Separación de Frecuencias. Este consiste en duplicar la capa de Fondo dos veces. A la primera la llamamos Baja y le añadimos un Desenfoque Gaussiano (Filtro, Desenfocar), que dependerá de la imagen (en este caso con un radio de 7,0 píxeles). Con la segunda -que llamamos Alta- seleccionada vamos a Aplicar Imagen (Imagen) y cambiamos lo siguiente: en capa elegimos Baja, marcamos la casilla Invertir y en Fusión Añadir y damos a Ok (esto es con las imágenes de 16 bits, para las de 8 bits, varían algunos parámetros). Finalmente a la capa Alta le ponemos en Opciones de Fusión "Luz lineal" y a la capa Baja le bajamos su Opacidad dependiendo del enfoque que queramos, en este caso 70% (a menos Opacidad, más enfoque). Este proceso también se utiliza para retocar tanto el color como la texturas de las imágenes, pero eso lo dejamos para otro día.


Añadimos una capa de Niveles (Capa, Nueva Capa de Ajustes) para dar un poco más de luz general a la imagen. Es más conveniente -guiándose por el histograma del ajuste- variar la luz por cada canal que hacerlo por RGB.


Con la herramienta Lazo, con un Desvanecer de 80 px se seleccionan las distintas áreas de la imagen y se añade por cada selección una nueva capa Niveles, modificando cada zona. Según se ve en las máscaras de cada capa -en las miniaturas- las zonas en blanco son las que se modifican con cada ajuste.


Ahora una capa Mezclador de Canales (Capa, Nueva Capa de Ajustes), activando la casilla Monocromo y variando algunos parámetros de los Canales de origen, mientras más alto es un canal, más luminoso será su color o tono, es importante que la suma de los 3 no supere el 100%.


Bajo la Opacidad de la capa al 50%, activo su máscara, pulsando sobre ella y pinto las zonas que no quiero que sean afectadas por la capa. En la siguiente imagen podéis ver como queda la máscara después de pintarla. Al igual que antes las partes negras son las que no se verán afectadas por la capa, las grises, sólo en parte y las blancas en su totalidad.


 El resultado es el siguiente:


Cómo se puede apreciar en esta imagen, hemos bajado el tono en gran parte de ella, realzando los rojos del primer plano.

Duplicamos la capa Mezclador de Canales y cambiamos su Fusión a Luz suave, dejando su Opacidad al 100%.


En este caso hemos aclaramos las partes que están completamente negras en la máscara para que toda la imagen se vea afectada por la capa, aunque de manera distinta ya que  en las partes grises el efecto será menor:



Y ahora sí, después de algunas cuantas horas de edición, tenemos la imagen final:



Espero que os haya gustado. Cómo en el anterior artículo de "Pintando con la luz" éste tampoco pretende ser un tutorial, sino simplemente mostrar el trabajo de edición. Sé que para seguir bien los pasos aquí utilizados hay que tener un dominio avanzado de Photoshop, así que si queréis hacer algo parecido a esto y tenéis cualquier duda, sea de cómo hacer cualquier paso o cómo el de porqué se utilizan éstos y no otros, encantada de responder :)

Siempre hay que tener presente que lo importante no es que la imagen quede visualmente bonita, sino que nos transmita algo, siempre va a ser más importante la imagen en sí, que el trabajo de edición que hagamos sobre ella, ya que el fin de retocar una fotografía es el ayudarnos a expresar eso que queremos decir. Al fin y al cabo el retoque siempre será secundario, por muchas horas de trabajo que nos lleve... si a la gente le llama más la atención la edición que la imagen en sí, tu trabajo de fotógrafo ya no tiene sentido.

Cuando atravesé las puertas del Templo Guan Lin me encontré frente a esta entrada contemplando este camino luminoso rodeado de dragones vestidos de rojo, era como si fuese a pasar a otros espacios, una entrada que marcaba claramente la diferencia entre lo de afuera y lo interior... Para los chinos el rojo es un color muy poderoso, místicamente invoca el amanecer, el origen a los inicios. Estaba claro que el rojo era muy importante en esta imagen, como también lo era la entrada por lo cual todo a su alrededor perdía color, perdía brillo porque en esos instantes para mí no había nada más.