jueves, 27 de diciembre de 2012

Pintando con la luz... Aumento de la Gama dinámica.

y con canales, selecciones, parches, pinceles...


Uno de los principales problemas con los que nos encontramos en la fotografía digital es la disminución del rango dinámico con respecto a la fotografía analógica. Con rango dinámico nos referimos a la cantidad de tonos, desde el negro al blanco absolutos que nuestra película o sensor puedan captar. La respuesta de la película es una curva en forma de "S" que, al aproximarse a los extremos, nos da información de las zonas más oscuras y más iluminadas de una imagen; el sensor digital nos da una respuesta lineal, si un pixel está vacío nos da negro y si está lleno blanco puro.

Una solución a este problema es combinar dos (o tres) imágenes, una que nos de información de las altas luces y otra de los medios tonos o bajas luces. Para esto tenemos dos opciones: A partir de una sola imagen, realizando dos conversiones distintas del archivo Raw y uniéndolas en la edición. El problema de esta técnica es que limitamos la información de tonos, especialmente en las sombras. La otra opción, mucho más acertada que la primera, es unir exposiciones horquilladas. Esto consiste en montar nuestra cámara sobre un trípode (también es más que recomendable utilizar un disparador y en su defecto, el temporizador de la cámara) y tomar un mínimo de dos fotografías iguales, en las que cambiaremos la exposición entre una y otra. Una, midiendo las luces, y otra, las sombras. Para estar segura de los resultados, suelo tomar varias fotografías, la primera, con los datos que me indica el exposímetro de la cámara, luego, vario la velocidad hacia arriba, y tomo un par de fotos y luego hacia abajo y lo mismo. Aunque esto me da como resultado 5 fotos, finalmente termino trabajando con dos, pero esto amplía mis opciones para elegir las que considere mejor expuestas. También está la opción de, si nuestra cámara nos lo permite predeterminar un horquillado en la cámara para que, al pulsar el botón nos tome automáticamente tres fotografías, una con el valor que nos da el exposímetro, una por debajo y otra por arriba (al activar esta opción le diremos a la cámara cuantos paso queremos que aumente o disminuya)

Para la post producción existen una gran cantidad de programas, incluido Photoshop, que nos permiten hacer HDR de forma automática. Podrán encontrar una gran cantidad de material sobre este tema por internet. En el artículo de hoy mostraré como aumentar la gama dinámica de manera manual. Ya sabemos, para gustos colores :)


Partimos con las imágenes originales:



Canon 5D Mark II. Objetivo EF24-70mm f/2.8L USM.  Distancia Focal 24 mm, ISO 100 F 22 V 1/20


Canon 5D Mark II. Objetivo EF24-70mm f/2.8L USM.  Distancia Focal 24 mm, ISO 100 F 22 V 1/10

Una cosa importante a tener en cuenta al revelar los distintos Raw que se fusionarán en una sola imagen es que, aunque hagamos la misma foto, si tenemos puesto el Balance de blancos en Automático al variar la velocidad es más que probable que varíe la temperatura de color, (siempre que hagamos una serie de imágenes al aire libre con el balance en automáticos tendremos este problema, pero como la luz se modifica a cada instante el utilizar una carta gris tampoco es 100% efectiva). Para intentar solucionarlo durante el revelado suelo utilizar la Herramienta Muestra de Color sobre los medios tonos, seleccionando la misma zona de la imagen y pinchando con la Herramienta Equilibrio de blancos sobre dicha selección. Creo que se obtienen muy buenos resultados, aunque siempre dependerá de la imagen. Si esto no da resultados completamente satisfactorios en Photoshop tenemos dos Capas de Ajustes (Equilibrio de color y/o Corrección Selectiva) que nos pueden ayudar.

Abrimos nuestras dos imágenes en Photoshop, seleccionamos y copiamos la más clara y la pegamos sobre la más oscura, así ya tenemos un archivo con las dos imágenes:


Estando sobre la imagen de arriba (la de las luces) seleccionamos Herramientas, Máscara rápida y con la Herramienta Degradado aplicamos un degradado sobre la imagen, en este caso desde el centro hacia más o menos un tercio de la imagen (hacia abajo). Cómo se puede observar en la imagen se ha colocado una guía para asegurarnos que el degradado nos queda recto.


Salimos del modo Máscara rápida y añadimos una Máscara de capa. Como se puede observar en la imagen hemos hecho desaparecer (no la borramos) toda la parte superior de la capa lo cual hace que sea visible parte de la imagen inferior y, a simple vista no se aprecia ningún recorte gracias al degradado.


Luego, ayudada de la Herramienta Pincel, he recuperado parte de la imagen superior, manteniendo el degradado en el cielo, recuperando toda la luz de la parte inferior:


El resultado va mejorando. Aumentamos el contraste de las capas con Capas de Ajustes Niveles. Como se puede apreciar, al ajuste de la capa inferior (7005) también se le ha añadido un degradado, esto se consigue haciendo clic en la Máscara de capa de la capa superior (7006) a la vez que se mantiene pulsada la tecla Cmd, invertimos la selección y añadimos la Capa de Ajuste.


Sobre todas las capas anteriores se han añadido 3 Capas de Ajuste Curvas, una para cada zona de la imagen, según se puede apreciar en sus respectivas máscaras:






Ahora aumentaremos las luces de ciertas zonas de la imagen a través de una Capa de Ajuste Blanco y Negro. Para no quemar las zonas más altas de la imagen se han protegido. Para ello, estando en la Capa 7005 se ha ido a Selección, Gama de colores, se ha seleccionado blanco y se ha puesto la Tolerancia al 50% y se ha añadido la capa, se puede observar en su máscara que las zonas más iluminadas de la imagen aparecen en degradados hacia el negro, lo cual significa que no se verán afectadas. Se cambia las Opciones de Fusión a Superponer, se baja la Opacidad (en este caso al 30%) y se varían los tonos según el efecto que se quiera conseguir. Recordando: mientras más alto, más claro y viceversa.






Uno de los problemas con los que nos solemos encontrar en las imágenes con mucho cielo, especialmente si hay muchas nubes, es que se quedan reflejadas todas las manchas de polvo que pueda tener nuestra lente o nuestro sensor. Normalmente se soluciona fácilmente con la Herramienta Pincel corrector puntual, pero en este caso queríamos también intentar eliminar esa zona quemada que había entre las nubes, donde daba con más fuerza la luz del sol:




Para ello hemos recurrido a nuestro habitual Separador de Frecuencias, ya que los resultados suelen ser más precisos. La mayoría de las manchas se han eliminado actuando sobre la capa Alta con un simple toque con la Herramienta Pincel corrector puntual, en los caso que no se elimina por completo, se puede actuar sobre la capa Baja. Para la zona que estaba quemada se ha utilizado la Herramienta Pincel corrector sobre las dos capas (Alta para la textura y Baja para el tono). Finalmente se ha añadido una Máscara de capa a toda la carpeta y con la Herramienta Pincel (con una Opacidad muy baja) se ha eliminado sutilmente parte del efecto para darle más naturalidad.




Finalizamos con una Capa de Ajustes Curvas para oscurecer sutilmente las zonas los bordes del cielo y así centrar la mirada.


Nuestro resultado final:




Espero os haya gustado. Cualquier duda por aquí estamos :)


Siempre hay que tener presente que lo importante no es que la imagen quede visualmente bonita, sino que nos transmita algo, siempre va a ser más importante la imagen en sí, que el trabajo de edición que hagamos sobre ella, ya que el fin de retocar una fotografía es el ayudarnos a expresar eso que queremos decir. Al fin y al cabo el retoque siempre será secundario, por muchas horas de trabajo que nos lleve... si a la gente le llama más la atención la edición que la imagen en sí, tu trabajo de fotógrafo ya no tiene sentido.

Cuando fuimos a La Pedriza , tenía muchas ganas de llegar arriba, para poder contemplar el paisaje desde lo alto y poder fotografiar las hermosas vistas prometidas. Pero como el tiempo es impredecible, especialmente en las alturas, lo que nos esperaba arriba era un cielo cubierto de nubes y una incesante llovizna. En esos momentos no queda otra opción que proteger el equipo y esperar a que el cielo se apiade de ti y escampe. Después de largos minutos, cuando la falta de luz empezaba a reinar haciendo perder las esperanzas, la lluvia cesó y un tímido sol comenzó a iluminar el cielo, las nubes y las húmedas piedras. Este era el momento de preparar el equipo y aprovechar al máximo la luz que quedaba. Esta es la primera imagen que he editado de esta serie, una de las primeras que pude tomar después de la lluvia, cuando el día volvía a iluminarse llenado de brillo el paisaje.