lunes, 23 de junio de 2014

Fotografía de viajes II

El viaje

Oporto, Portugal. 2012 CC Betsabé Donoso 



Cuando llegamos a un lugar nuevo, todo o casi todo nos parece llamativo y queremos registrarlo a través de nuestra "mirada fotográfica", pero hay que tener cuidado con eso que sino llenaremos las tarjetas con un montón de fotografías que luego no servirán para nada. La contemplación es importantísima, observar el lugar que estás visitando y buscar puntos de interés te ayudarán a ser selectivos.

Valle del Jerte, Extremadura. 2013 CC Betsabé Donoso

Esto no significa que no hagas fotos desde el primer momento, si crees que este merece la pena. Hay imágenes que a veces uno se olvida de hacer y pueden ser llamativas, por ejemplo desde el avión se pueden capturar estupendas fotografías aéreas o a través de la ventana de algún transporte público como el tren o un autobús te puedes encontrar con imágenes muy especiales, eso sí, trata siempre de ir al lado de la ventana y mantén la cámara siempre encendida, si tienes activado el reposo automático de la cámara no gastarás batería y bastará con que pulses el botón disparador para que ésta vuelva a estar activa.

La Ciudad Prohibida, Pekin, China.2011 CC Betsabé Donoso

No tengas miedo a la “foto de postal”, esa foto típica de los monumentos más conocidos de un lugar, aunque hallan millones de ellas por internet. Recuerda que siempre le puedes dar tu toque personal, buscar una buena composición o un punto de vista llamativo.

Grutas de Longmen, Luoyang, China. 2011 CC Betsabé Donoso

No te olvides de las personas, hay quienes se obsesionan esperando a que pase la gente para hacer la fotografía, pero en muchas imágenes es precisamente esa gente la que les da vida. Incluso puedes fotografiar a tus propios compañeros de viaje o a ti mismo, hay muchos momentos especiales en que puedes hacer este tipo de fotografía que hará más enriquecedoras las imágenes. Si fotografías a amigos delante de lugares importantes que se les vea ya que a veces por querer sacar todo el lugar se ven tan pequeñitos que no se aprecian.

Templo del Cielo. Pekín, China. 2011 CC Betsabé Donoso

Capturar costumbres o actividades cotidianas de los lugareños pueden darle a tus imágenes un toque humano muy especial. Eso sí fotografía siempre desde el respeto y si hace falta no te cortes en pedir permiso, a veces una simple sonrisa lo cambia todo, así que actúa de manera natural y positiva, si puedes entablar un poco de conversación para romper el hielo, mejor, y no te olvides de dar las gracias luego de tomar la foto. Si alguien te reprocha y te dice que no, no hagas la foto, busca a otra persona que en el mundo hay mucha gente y no vale la pena pasar un mal rato. Aquí es importante el sentido común y la educación.

798, Pekín, China.  2011 CC Betsabé Donoso

Ve más allá de los lugares puramente turísticos y busca plazas o mercados donde puedas capturar momentos originales. Puedes realizar pequeños reportajes de una zona que le den continuidad a lo que estás contando.


Piedralaves, Ávila, España.  2013 CC Betsabé Donoso

Busca puntos de vistas originales, cambia los encuadres, la postura, busca los reflejos de agua o de cristales, los pequeños detalles, etc. Juega con la luz, con la cantidad y la dirección, los contraluces.

Luoyang, China. 2011 CC Betsabé Donoso

No te olvides de fotografiar de noche, recuerda como cambian los lugares, especialmente los urbanos cuando las luces se encienden. La ciudad se transforma y nos muestra imágenes completamente diferentes. Eso sí ten cuidado de no ir solo o meterte en lugares en los que no te sientas seguro.

Garganta de la Olla, Cáceres, España. 2013 CC Betsabé Donoso

Lo más importante de todo es que aprendas a disfrutar con lo que estás haciendo, no desesperes si algo sale mal, o si cambia el tiempo o si no te permiten hacer fotos en un lugar. No olvides que estás ahí para pasar momentos maravillosos y que tu equipo te acompaña para capturar esos momentos, no vas sólo a hacer fotografía... aprende a parar, a respirar el aire, a emocionarte de la puesta de sol... no tienes que capturarlo todo y a veces una pausa viene genial.

Post-producción

Pekín, China. 2011 CC Betsabé Donoso

¿No te ha pasado de ir a la casa de algún amigo(a) o pariente y al enseñarte las fotografías de sus vacaciones estas te parecen interminables? Enseñar 500 imágenes de las cuáles la mayoría son muy similares termina por aburrir a todo el mundo, incluso a los más apasionados de la fotografía. Así que, antes de enseñar tu viaje, dedica un tiempo para hacer una selección de tus fotografías y busca lo mejor que tengas, ten la seguridad que enseñar 50 fotos (el 10% de esa 500) con una buena historia detrás, hará para todos la sesión más llevadera, quedarán encantados y se tendrán un buen recuerdo de tu viaje. Si tienes tiempo también deberías editarlas, ya sabes cómo cambia una imagen con pequeños toques de edición, no te digo que gastes mil horas de tu vida en el ordenador, pero el enderezar una imagen que está torcida, mejorar la iluminación, el contraste o el color hará que tus fotos ganen en vida; si además tienes algunas imágenes especiales puedes dedicarle un poco más de tiempo para tener un conjunto de imágenes sensacionales.


Bibliografía

Este material está preparado gracias a la experiencia de la autora más la lectura en el tiempo en diversas web y blogs sobre fotografía, algunas de ellas son: