lunes, 18 de abril de 2016

Parque Hoces del Río Duratón


El Parque Natural Hoces del Río Duratón ocupa una superficie de una cinco mil hectáreas y se encuentra situado entre Sepúlveda y el embalse de Burgomillodo, al noroeste de Segovia, en Castilla y León. En esta zona el río se ha encajado en un profundo cañón, que en algunos lugares alcanza más de 100 metros de desnivel. Un lugar muy cerca de Madrid donde podrás disfrutar de hermosos paisajes, así como el conjunto arquitectónico de Sepúlveda, sin olvidarse de la Ermita románica de San Frutos.


A tan sólo hora y media de Madrid se encuentra las Hoces del Río Duratón, declaradas como Parque Natural en junio de 1989 y declarado Z.E.P.A. (zona especial de protección para las aves) en 1990, al cumplir el alimoche, la alondra de Dupont y el buitre leonado, entre otras especies, los criterios de selección. Además está propuesto como LIC (Lugar de interés comunitario) desde 2001 para formar parte de la “Red Natura 2000” de la Unión Europea.





El río Duratón es un lugar donde, durante miles de años, el curso del río ha ido formando unas hoces de fondo plano y cortados calizos, creando un espectacular cañón y describiendo cerrados meandros en el último tercio de su recorrido. Hay muchas sendas que puedes realizar como la Senda de los Dos Ríos (5 Km., circular), la Senda del Puente Talcano al puente de Villaseca (12 Km. de ida), Senda de la Glorieta (800 metros de ida), Senda de la Molinilla (1840 metros de ida), Senda de la Vega (4,5 Km. de ida) todas ellas con escasa dificultad. Podrás encontrar toda la información de estas sendas en la Casa del Parque ubicada en pleno Sepúlveda. Ojo porque la senda más larga (Senda del Puente Talcano al puente de Villaseca) es zona de reserva del Parque y desde el 1 de enero al 31 de julio se debe pedir autorización para visitarla, esto es debido a que es época de crías de rapaces.




En todas las sendas podrás disfrutar, entre otras aves, del impresionante buitre leonado que tiene en este paraje una importante colonia reproductora, considerada como la mayor de Europa.








No puedes dejar de ver la Ermita de San Frutos (siglo XII) ya que se encuentra en un entorno privilegiado, sobre uno de los meandros que forman las hoces, con unas de las vistas más bonitas de todo el parque (no pudimos evitar ir los tres días que estuvimos allí). La ermita son los restos de un antiguo convento monástico en donde San Frutos, patrón de Segovia, encandilado por la belleza del lugar se retiró junto a sus hermanos para dedicarse a la oración. En la entrada hay una cruz de hierro, levantada en 1900, en la que figuran las siete llaves de Sepúlveda.










No olvides de disfrutar de la comida típica del lugar, nosotros estuvimos comiendo en El Zute el menor, que es un restaurante familiar que se encuentra ubicado en pleno centro de Sepúlveda, muy cerca de la Plaza mayor (sólo abre a la hora de la comida los fines de semana y festivos. Importante reservar porque siempre está a tope). En la imagen podéis ver a don Julian Antoranz que prepara cordero asado al más puro estilo tradicional en horno de leña, untado en manteca, con el punto exacto de sal y agua, uno de los mejores corderos asados de la zona... para chuparse (literalmente) los dedos! 

Más información:

Turismo Castilla y Leon

Para ver toda la información de las fotografías:

Parque Natural de las Hoces del Río Duratón