lunes, 26 de septiembre de 2016

Visibles #5


Soy Verónica, tengo 28 años y actualmente estoy estudiando una oposición para Agente forestal. Fue bastante pronto cuando supe que me gustaban las chicas, tenía 13 años, lo que pasa es que, en esa época, también pensé que me atraían los chicos, recibimos una educación “hetero-sexista” y claro, estaba condicionada, por lo que estuve mucho tiempo pensando que me gustaban los chicos.



La primera vez que se lo conté a una amiga, cuando vivía en el pueblo, era muy joven, tenía 14 años, le dije “creo que me gustan las chicas” y ella reaccionó de una manera súper homófoba, lo primero que me dijo fue “no me mires el culo” y yo no le estaba mirando el culo, y luego me dijo una barbaridad “¿no te gustará tu hermana?” (era una época en la que yo quería ser como mi hermana y me vestía igual que ella), no sé que se cruzó en su cabeza, en fin, una chica de pueblo. A mis otros amigos a los que se los conté fue más tarde, tendría unos 18 años, ellos eran homosexuales así que reaccionaron muy bien.


A mis padres no se los he llegado a contar, es como una verdad a voces pero no ha habido una conversación seria. Alguna vez ha habido algún comentario pero sin mal rollo, por ejemplo, una vez me vieron por la calle con una novia que tenía el pelo corto y que ellos no conocían, cuando llegué a casa me dijo mi madre “¿quién era ese con el que te hemos visto?” y yo “es una chica”, “Ah!, que es una chica” y mi padre “ya te decía yo que era una lesbiana” y mi madre empezó a preguntar “¿Y cómo se llama?,  “Blanca” y se puso muy nerviosa “Ay!, como la virgen de no sé donde...”, yo creo que mi madre hace como la vista gorda porque le cuesta aceptarlo, pero mi padre sí lo sabe y lo acepta.


Si no se los digo claramente es porque lo considero injusto, porque no quiero darle más importancia de la que debería tener, no creo que la orientación sexual tenga que ser algo serio, incómodo, mi hermana no ha tenido que decir “papá, mamá, soy heterosexual”, entonces a mí no me parece justo tener que hacerlo. No es que quiera ocultarlo, con que no tenga necesidad de inventarme novios o comportarme de otra manera... si quieren deducir que soy lesbiana bien, si no se enteran es su problema. Me siento expuesta porque un heterosexual nunca tiene que decir “soy heterosexual”, nunca se tiene que enfrentar a eso, entonces porque yo voy a ser menos, no me parece justo decir “soy lesbiana”.


Creo que la sociedad, en general, cuando se da cuenta de que soy lesbiana sigue actuando de la misma manera de siempre, ha habido alguna broma de vez en cuando, pero yo me lo tomo bien. Si he tenido problemas con algunos hombres heteros (los babosos especialmente) que han querido ligar conmigo y con los que he intentado usar como arma de defensa que soy lesbiana, pero a ellos les da igual, utilizan toda clases de argumentos absurdos, a lo mejor te dicen “eso es porque no has probado con un tío” y si les dices “pues sí, he probado con varios tíos” te dicen “Ah!, eso es que no eres lesbiana”, en fin...


A las chicas que todavía no se han atrevido a salir del armario yo les diría que se comportaran con naturalidad, creo que es lo mejor y que es un primer paso, ya luego si deciden decirlo siempre va a ser más fácil. Si consideras que no hace falta decirlo, porque ya está claro, pues bien, lo importante es que no vivas una doble vida porque luego al final te acabas metiendo en el papel que te estás montando, es muy complicado y lo terminarás pasando mal, creo que es un paso importante tener esa naturalidad para poder ser feliz.