lunes, 6 de febrero de 2017

Visibles #8


Soy Gema, tengo 28 años y soy auxiliar de hostelería. Tenía 8, 9 años cuando estuve completamente segura de que era lesbiana, ya que me fijaba en las chicas en el colegio en vez de los chicos.


A mis amigas les conté que era lesbiana cuando me eché la primera novia, tenía 14 años. Ellas reaccionaron contándome que ellas también eran lesbianas, eran mis tres mejores amigas y entre nosotras lo intuíamos, pero ninguna decía nada, hasta que lo dije yo y ya saltó todo. No lo habíamos dicho porque en el instituto había demasiadas habladurías y daba un poco de corte y vergüenza y el qué pensarán.


De mi familia, que no sean mis padres, no se lo he dicho nunca a nadie, supongo que lo darán por hecho, por todo lo que publico en Facebook. A mi padre tampoco se lo he dicho nunca, también lo dará por hecho porque he llevado varias novias a casa. A mi madre le mandé un SMS cuando tenía 19 años, ella me respondió con otro diciendo que me apoyaba y que ya lo sabía desde hacía muchos años; no lo hablamos personalmente porque mi madre no es de hablar nunca de sentimientos y de cosas de esas. Cuando tenía 20 años, mi hermano (que tenía 15) me vio en casa con una “amiga” darme un beso, estábamos los tres en el salón viendo la tele en el sofá y le dí un beso y él nos vio pero no dijo nada, luego, cuando esa chica se fue, me preguntó: “Oye Gema, ¿Tú eres lesbiana?” yo le dije que “Sí”, “¿Y eso?” “Porque es lo que hay, me gustan las chicas y no los chicos y punto” “Ah! Vale” y ahí quedó la cosa.


Cuando tenía unos 16 años estábamos en la parcela de uno de mis tíos, en Toledo, yo estaba en la piscina con mi prima y su novio y mi primo y su novia, y una de mis tías se me acercó me dijo “Gema y tú ¿Cuándo vas a traer a tu novio?” y yo le dije “Yo a mi novio...” y me dice “¿O a tu novia?” “Pues no sé, ya se verá”. Me hizo gracia que mi tía me dijera algo así sin yo haber dicho nada porque, por aquel entonces, no tenía ni Facebook ni cosas de esas por lo que no podía haber visto nada.

He trabajado toda la vida con mi padre, hasta hace algunos meses, encima trabajaba en el instituto donde salí del armario, con lo cual no he tenido muchos problemas. Desde que salí del armario no se lo he ocultado nunca a nadie, tampoco lo voy pregonando por ahí, no llevo un cartel en la espalda ni en la frente, pero casi siempre me he movido por círculos de Chueca, de lesbianas y gays y allí no he tenido ninguna anécdota porque todos lo éramos y ya está.

Cuando tenía 24 años estábamos, con la que era mi novia en aquel entonces, en su habitación echándonos la siesta y de repente entró su madre avisando de que estaba llegando su padre, mi novia se puso como loca a dar vueltas por la habitación buscando un escondite y me dijo que me metiera debajo de la cama y ahí me quedé durante una hora y media hasta que se fue y pude salir. Yo me sentí como en una película surrealista en la que llega el marido y el amante se tiene que esconder, no entendía nada, llevábamos como siete meses... cuando pasó todo me dijo que su madre se acababa de enterar pero su padre no sabía nada.


Cuando voy con mi novia por la calle, la gente nos mira o nos dice cosas, sobretodo las personas mayores y los niños... los mayores hacen comentarios y los niños casi siempre preguntan ¿Pero es un chico? ¿Pero es una chica? ¿Pero están juntas?... Yo creo que los mayores son así por la edad, porque en su época no estaba bien visto y siguen encerrados en esa época y siguen viéndolo mal, no todos tampoco, pero sí la mayoría; con respecto a los niños creo que es por la sociedad y porque sus padres no los educan para que sean más abiertos de mente. La última iba con mi novia, saliendo del metro, y se nos quedó mirando un viejo y no me acuerdo si dijo “Mira esas dos tortilleras” o algo así. Comentarios de ese tipo, nunca he tenido ningún enfrentamiento violento con nadie, pero comentarios... la gente, sobre todos la gente mayor y los niños pequeños son muy dados a dar explicaciones y comentario raros.


A las chicas que todavía no se han atrevido a salir del armario yo les diría que salgan, y que lo que la sociedad piense les debería dar igual, que ellas tienen que estar a gusto consigo mismas, nada más. Que estando en el armario lo único que pasas es calor, que ahí estás muy mal, tienes que salir y contarlo, que no pasa nada, nadie te va a matar por ello, ya no, aquí no, en algunos sitios a lo mejor sí, pero aquí no. Ser vosotras mismas, que quedarse en el armario lo único que conlleva es comerse la cabeza y al final terminas deprimiéndote y terminas haciendo tonterías. La gente tiene que ser como es y al resto del mundo le tiene que dar igual, cada uno besa a quien le da la gana, cada uno se acuesta con quien le da la gana,  mientras que lo haga una persona voluntariamente, no tiene porque ser nada malo.